El altar donde se venera las sagradas imágenes titulares es el tercero que la corporación tenemos en la sede canónica. Está situado en el mismo lugar en el que se encontraba el segundo, ya que es una ampliación y mejora de éste.

Fue bendecido en octubre de 1978. El espacio sagrado es un nicho amplio enmarcado en un arco rupestre que imita la piedra ostionera. Se decidió realizarlo para poder venerar juntas las imágenes del Señor y la Virgen. Un primer proyecto de construcción del nuevo altar, en estilo neoclásico y en armonía con el templo parroquial, presentado por el artista hispalense Manuel Guzmán Bejarano, no pudo ser aceptado en ese momento por exceder las disponibilidades económicas de la confraternidad.

Actualmente se veneran las imágenes de los Titulares y la de San Juan Evangelista.